Un recorrido por México y la celebración del día de los muertos

Iniciando el mes de noviembre, en México se festeja el Día de los Muertos que es una celebración que mezcla elementos de tradición indígena y católica que honra a todos los difuntos, en donde éstos, regresan al mundo terrenal para visitar a sus seres queridos y disfrutar de todo lo que les gustaba en vida. Por su parte, los familiares decoran los altares con flores y velas para darles la bienvenida a casa.

Generalmente se celebra durante el 1 y 2 de noviembre en todo el país, aunque en diferentes lugares su preparativos inician con unos días de anticipación. La UNESCO por su parte, declaró esta colorida celebración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, ya que algunos lugares del país aún conservan sus tradiciones intactas. Estos son los clásicos destinos para visitar durante esta temporada del año:

Pátzcuaro, Michoacán: Este Estado mexicano es el que tiene mayor arraigo a esta tradición, ya que aquí todos los pueblos Purépechas que están alrededor del lago Pátzcuaro y la isla de Janitzio realizan el ritual de velación. Entre sus destacadas actividades se encuentran los espectaculares adornos florales de cempasúchil y ofrendas en los diferentes templos de Jarácuaro, Arocutín y Cuanajo, así mismo la danza de los viejitos (T’arche Uarakua), la decoración completa de sus panteones, su penetrante olor a incienso y los famosos caballitos de madera que se colocan sobre las ofrendas y altares de las casas.

Mixquic, Ciudad de México: este poblado ubicado al sur de la capital comienza la celebración desde el medio día del 31 de octubre, momento en el que suenan las campanas de la iglesia. Durante los dos días siguientes los familiares visitan el Panteón de San Andrés, que previamente ha sido decorado con flores y velas, calaveras de azúcar y algunos platos de comida en honor a los fieles difuntos. Durante estos días hay concursos, música y diferentes actividades que entretienen a los locales mientras pasan la noche en vela.

Huasteca, Potosina: Se encuentra ubicada en la parte oriental de San Luis de Potosí, allí la fiesta de los muertos es llamada Xantolo. El 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, los Teenek (comunidad indígena) realizan la danza de la Malinche. El 2 de noviembre los indígenas y locales llevan ofrendas a los panteones durante la obligada visita, sin embargo, la celebración no termina allí, el último día del mes esta ofrenda se renueva y el altar se adorna con frutas y flores para dar el último adiós a sus muertos.

Acaquizapan, Oaxaca: En esta región se conmemora el día de los muertos con la ofrenda de los “angelitos”. Que consiste en llenar canastas pequeñas con hojas de zapote, manzanas, mandarinas, pan de “estrella” y pan de “conejo”, luego se cubre todo ello con las hojas de zapote, que representan para los muertos sus servilletas. Además, los locales encienden cientos de velas blancas para que la luz acompañe a los angelitos en su camino.

¿Te gustó este artículo? Lee el artículo completo en tu revista KLM. !Disponible ahora!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion