>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Un enfoque Holístico e integral del ser humano

 Por Judit Vitores-Sypher

El yoga es una práctica ancestral, a la cual muchos autores la definen como una actividad holística e integral. Según la filosofía vedanta, el yoga es el camino a la autorrealización a través de los cinco koshas o envolturas y la unión de estos con la conciencia divina.

Cada capa está formada por niveles de energía sutiles, comenzando desde la capa más externa hasta la más interna o núcleo del yo, que van desde el cuerpo físico, al energético, al mental intelectual, al cuerpo sabio e intuitivo y al cuerpo de dicha.

El vedanta es una escuela de filosofía dentro del hinduísmo, que resume las enseñanzas esotéricas de las leyendas de los Araniakas y de los Upanishad, libros sagrados hinduistas que fueron escritos en sánscrito entre el siglo VII a. C. y principios del siglo III a. C.

Hay quienes comparan los Koshas con las muñecas rusas, pero a diferencia de éstas, las capas no pueden ser separadas debido a que están entrelazadas, interrelacionadas e interactúan entre sí. Y como consecuencia, lo que ocurre en una capa afecta a todas las otras.

Los Koshas son cinco:

1- Annamaya: es la envoltura física, el cuerpo real, que depende del alimento para su nutrición. Por eso es muy importante prestar atención al tipo de alimento que se ingiere.

2- Pranayama: es la segunda parte del cuerpo físico y está compuesta de la energía vital que fluye a través del mismo. La respiración consciente es muy importante para este cuerpo energético o respiratorio.

3- Manamaya: es la primera parte de la mente y representa el intelecto, la razón y la memoria. La práctica de asanas y de pranayama ayuda a calmar la mente.

4- Vijnamaya: es el área más sutil de la mente, a veces es llamada intuición y/o sabiduría. Por eso cuando se desarrolla la intuición y se contacta la sabiduría ancestralse puede experimentar sensaciones inusuales en las asanas o posturas de yoga.

5- Anandamaya: es la envoltura final y representa la dicha espiritual y el amor incondicional.

El concepto de cada uno de estos Koshas está vinculado directamente a la idea central del Yoga, ya que con su práctica se alinea y equilibran el cuerpo, la mente y el espíritu. Por eso, cuando el ser humano es capaz de calmar su mente y encontrarse a sí mismo en la quietud interior, puede alcanzar estados de equilibrio emocional y físico. A su vez se puede reencontrar consigo mismo y comprender el sentido de su existencia, el “yo soy”. Y es aquí, donde se vincula la práctica del yoga con la meditación, la cual le permite ir más allá de la máscara de su personalidad para encontrar su verdadero ser, su “ser superior”.

 

Que hay para hacer

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved