>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Tu cuerpo comunica antes de hablar

Recomendaciones para tener en cuenta sobre la comunición no verbal

Antes de poder comentar tu opinión en una reunión, ya sea durante una presentación o un discurso extenso, ya te estás comunicando. Hacemos declaraciones antes de siquiera decir una palabra. Cómo nos vestimos, nuestra postura y cómo nos movemos e interactuamos son los mensajes que transmitimos.

Lo que es tan interesante cuando trabajo con clientes es que muchos ni siquiera están pensando en ese aspecto de la comunicación. En cambio, pasan horas perfeccionando sus guiones, buscando elegir exactamente las palabras correctas, solo para no prestar ninguna atención a los juicios visuales que las audiencias hacen sobre ellos cada vez que se levantan para hablar. Y adivinen qué: sin prestar atención a estas claves no verbales críticas, toda esa práctica en el aspecto verbal no conformará lo que finalmente atrapa a su audiencia: su apariencia.

 

Vístete para impresionar

Cualquier persona que buscando un empleo cuando xolicite asesoramiento para conseguir el puesto correcto sin duda verá innumerables artículos y procedimientos que reciclan la frase “vístete para el trabajo que deseas, no el trabajo que tienes”.

La forma en que miras hace una fuerte declaración sobre cómo te ves a ti mismo. Entonces, ¿cómo evitas las primeras impresiones negativas y haces que tu presentación salga bien sin distracciones innecesarias?

 

Las acciones hablan más fuerte

Mientras paso mucho tiempo trabajando con los clientes en su discurso real y cómo lo transmiten verbalmente … la comunicación no verbal es igual o más importante en algunos casos. Todos conocemos el viejo adagio, “las acciones hablan más que las palabras”, y cuando se trata de discursos y lenguaje corporal, eso ciertamente puede aplicarse. Cómo mueves tu cuerpo, usas tus ojos, utilizas tus brazos, etc., todos envíamos mensajes a quienes te rodean.

¿Eres una persona abierta, interesada en lo que estás comunicando y en las reacciones de los demás? ¿O parece que preferirías estar en otro lugar, o que no estás seguro de lo que estás diciendo? Cualquiera de esas impresiones destruiría tu mensaje y evitará que cualquiera se sienta motivado para actuar según tus palabras.

En una charla TED de Amy Cuddy, comparte la exploración de su hipótesis de que las personas pueden influir en sus sentimientos y comportamientos al cambiar su lenguaje corporal. Se preguntó si es posible que la gente “simule hasta que lo logren”. ¿Puede alguien asumir ciertas características del lenguaje corporal para luego influir en su comportamiento? Sus hallazgos encontraron que nuestra comunicación no verbal, de hecho, rige la forma en que pensamos y sentimos acerca de nosotros mismos.Imagina el poder en eso. Las personas ya están reaccionando a tu lenguaje corporal, pero también están respondiendo a cómo te sientes acerca de ti mismo en función de las posturas no verbales que estás utilizando.

 

Ayuda a tu cuerpo a ayudarte

Entonces, lo que vas a decir es importante, pero el mensaje no verbal es igual de importante: lo hemos establecido. ¿Pero cómo te aseguras de que estás enviando los mensajes correctos cuando hablas? Una parte importante de esto es descubrir cómo ayudar a tu audiencia a sentir lo que estás expresando.

 

Aquí hay cuatro técnicas para ayudarte a maximizar tu lenguaje corporal y generar una comunicación más efectiva:

1. Pregúntate qué quieres transmitir.

Mucha gente llama a esto tu “ambiente”. Lo ves en los músicos, la proverbial vibra de “estrella de rock”.

Antes de comenzar un discurso, ya sea que ingreses a una sala de juntas o subas al escenario, piensa en la situación en la que te encuentras y toma una decisión clara sobre la actitud que deseas proyectar. ¿Quieres verte poderoso? ¿Vulnerable? ¿Confidente?

2. Ojos que hablan:

¿Qué están diciendo tus ojos?

El ojo puede ser una ventana hacia tu alma. Si miras directamente a los ojos de alguien, es muy difícil para ellos mirar hacia otro lado.

Intenta hacer una práctica de notar el color de ojos de la otra persona, que es una forma de mantenerse enfocado

3. Dar la mano:

Es la forma más rápida de establecer una buena relación. Es lo que usamos para comunicarnos y decir: “Me complace conocerte. Estoy encantado de conocerte. Qué placer. “Sacude la mano, no demasiado apretado, no demasiado flojo. Un firme apretón de manos.

4. Gestos:

Evita mirar ensayado, como si fueras un robot entrenado.

Usa tus manos cuando estés dando un discurso como lo harías en la vida ordinaria. Solo se natural. Donde terminen tus manos, ahí es donde terminan. No somos gimnastas, tenemos que hacer un aterrizaje y decir: “Oye, mírame, lo crucé”.

Hacemos declaraciones antes de siquiera decir una palabra, no solo sobre cómo nos vestimos sino también con nuestra postura y lenguaje corporal.

El hecho es que la forma en que te presentas visualmente afectará a tu público y su capacidad para realmente “escucharte”. Entonces, ve y mira en ese espejo … y ve lo que dices cuando estás VERBALLY sin decir nada.

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved