>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Román, el último romántico volverá a la Bombonera para decir adiós al fútbol

Juan Román Riquelme, el último 10 que supo poner de pie hasta los propios hinchas rivales. Un mediocampista que solo supo mostrar calidad con la pelotita en los pies. Román, un grande. Román, un 10 que, hoy por hoy, se extraña en los campos de juego. Román dejó de jugar oficialmente hace casi 5 años. Pero siempre se le  recuerda como el jugador más popular que defendió la camiseta de Boca Juniors de Argentina. El 12 de diciembre regresó a la Bombonera. Al templo. Fue el adiós. Definitivo. La despedida de un grande. Su gente sueña con él.

Román -el último romántico- se hace extrañar. Los Xeneises, lo aman. Lo adoran. Cada vez que llega a la Bombonera, los hinchas no lo pierden de vista y se la pasan coreando su nombre. El dejó todo en la cancha por la Azul y Oro. Hoy, los hinchas lo recuerdan como el más grande que vistió la camiseta que tuvo a otro destacadísimo jugador con la 10 en la espalda como Diego Armando Maradona. Román fue un enamorado de la pelotita. Siempre fue el director de orquesta. El de los tiros libres impresionantes. El de los golazos de todas las formas y el que supo ganar 11 títulos con la camiseta de uno de los equipos más importantes de la Argentina y del planeta fútbol. Juan Román Riquelme se vistió de corto. Y como tantas veces se pondrá la camiseta que lo lanzó a la fama. Y será en el escenario que fue testigo de su consagración definitiva como jugador, ganando torneos locales e internacionales. Esa misma cancha que explotó de felicidad con sus maravillosas jugadas fue escenario de la despedida. El pasado 12 de diciembre fue el día donde los hinchas se vistieron de gala para aplaudir al 10. Román, el último romántico de la pelotita El 10 siempre supo que fue el último romántico de la media cancha de Boca Juniors. Fue aquel que supo darle lo mejor al fútbol, dueño de un espectáculo lírico. El que supo (y pudo) poner de pie al hincha Bostero y hacer lagrimear, pero de felicidad. Se lo ganó a pulso. ¡Y vaya de qué manera! A puro fútbol.

Mucha calidad demostró el 10. La misma que tanta falta le hace hoy en día a un equipo que padece de un creador. De un ídolo. Salvo Carlitos Tevés, los demás están lejos de darle algo diferente a Boca Juniors. Al menos por ahora. Román, el último romántico, también es el último ídolo que es amado por la hinchada Azul y Oro por eso regresó al templo. Volvió a la Bombonera, su casa. Retornó al lugar donde fue feliz defendiendo la camiseta que amará hasta el último día de su vida. Román, el último romántico. Fue el creador de una fiesta inolvidable: la despedida, donde asistieron sus mejores amigos que le dio el fútbol.

12 de diciembre 2019: el templo de Buenos Aires volvió a temblar de emoción. 

Regresó a cantar por Juan Román Riquelme. La gente lo volvió a cobijar en la histórica Bombonera. Juan Román, el último romántico, que siempre provocó emoción cuando tocaba la pelota. Así como el amor es amor… el fútbol es fútbol (del bueno) con el 10 en la cancha. Eterno e inolvidable. El que tuvo la cabeza y el corazón de poeta. El que escribió los mejores poemas con la pelota. Román, el último romántico que emocionó al mundo entero. Pasó el tiempo, pero Román volvió a pensar en su gente. Vale la pena el reencuentro.  Fue una fiesta histórica. Será un recuerdo inolvidable. Valió la pena que el 12 de diciembre se abrieran las puertas de una de las canchas más difíciles para ver al último romántico. Fue este, sin lugar a dudas, uno de los días más emocionantes de Juan Román Riquelme, último romántico.

Que hay para hacer

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved