>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Procedimientos Quirúrgicos y el uso de Biopolímeros

Labios voluptuosos, pómulos prominentes o curvas seductoras se encuentran en la lista de los ideales tanto femeninos como masculinos. Para alcanzarlos son muchos los procedimientos quirúrgicos realizados que se apoyaron en el uso de biopolímeros. También muchas las consecuencias y riesgos asociados. Te contamos las verdades detrás de las inyecciones de biopolímeros.

¿Que son los biopolímeros?
A pesar de que su nombre pareciera indicar que son productos de naturaleza biodegradable, nada más alejado de la realidad. Los biopolímeros son productos de origen diverso; pueden provenir del petróleo, ser de origen vegetal o sintético en su totalidad. Debido a su naturaleza no son absorbidos por el cuerpo, por lo que producen un efecto de relleno permanente, diferente al que se logra con ácido hialurónico o la grasa corporal, también empleados para el relleno. Estos últimos terminan siendo absorbidos por el cuerpo, por lo que se necesitan nuevas intervenciones para mantener el efecto estético. El biogel o silicón, el metacrilato o PMMA, el hialucorp el dimetil polisiloxano son biopolímeros comerciales que han sido empleados para este tipo de procedimientos.

Uso de los biopolímeros
Estas sustancias se emplean en procedimientos de naturaleza estética para mejorar el contorno de la figura mediante inyecciones en los pómulos, pliegues faciales, labios, senos, glúteos, caderas o en las pantorrillas.

Riesgos en el uso de los biopolímeros
Las reacciones a los biopolímeros, por lo general, son tardías. Se pueden presentar consecuencias al tratamiento inclusive después de 25 años de haberse aplicado la inyección. Es imposible predecir quién puede reaccionar adversamente o cuándo puede darse esa reacción, o la cantidad del daño que puede generar. La mayoría de los casos poco exitosos se han generado por la aplicación de sustancias no aprobadas en entornos poco o nada profesionales. Tal ha sido el impacto de los efectos secundarios que ha generado toda una patología denominada Alogenosis Iatrogénica: enfermedad producida por una sustancia extraña (alógeno) introducida al organismo por un personal de la salud o durante un tratamiento médico (iatrogénica).

Consecuencias de su uso
Existen casos documentados de reacciones inflamatorias adversas en la zona de la inyección, con formación de granulomas. También reacciones alérgicas que pueden originar cicatrices no deseadas. Hay casos de migración de la sustancia desde el lugar de la inyección hacia una zona no deseada donde provoca irregularidades en la piel, con las posibles reacciones inflamatorias ya comentadas. Se produce dolor en la zona, fiebre y en casos extremos formación de ulceras, endurecimiento del área, hiper o hipopigmentación, aparición de fístulas, pudiendo llegar a la necrosis. La muerte del paciente por efecto de una embolia, paro respiratorio o un shock séptico. En la actualidad muchos cirujanos se han especializado en la extracción de los biopolímeros, empleando en su mayoría técnicas ultrasónicas, a manera de lipólisis, para fluidizar la sustancia, aspirarla y retirarla del tejido. Se reconoce que su eliminación total es prácticamente imposible.

Los biopolímeros y la fama
Muchas son las celebridades que en su afán por destacar han sido víctimas de los biopolímeros. Alejandra Guzmán, Jessica Cediel y Lady Noriega, estuvieron a punto de perder algo más que sus carreras después de intervenciones fraudulentas. También Pete Burns, Katie Price y Shauna Sand vieron cambiar por completo la apariencia de sus rostros por una inyección en sus labios. Recientemente el caso de Cardi B, recuerda lo peligroso de querer unos glúteos exuberantes de manera tan artificial. A pesar de todos los daños muchos especialistas continúan la aplicación de alguna forma de biopolímeros, pero se aseguran de establecer con los pacientes los riesgos y las posibles consecuencias, de su aplicación antes de las intervenciones. Esta es una prueba más de que “la vanidad saquea la dignidad”.

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved