>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Los Desastres Del Ego

Por Jeimy Enriquez

En muchas ocasiones, en diferentes circunstancias, en cada clase de personas; por su clase social, intelecto, espiritualidad o cualquier otra característica, hay algo que cada uno llevamos que es más un enemigo oculto que un amigo para nosotros, y se llama Ego, es una palabra muy pequeña pero cuando la analizas y tratas de entender un poco de qué manera se mueve en tu vida, como te influye para la toma de decisiones y peor aún el trato que le das a las personas te puedes dar cuenta que si esta fuera de tu control puede ser altamente peligroso.

 

Vivimos en una sociedad donde cada vez son menos importantes los sentimientos, el estar prestos a darnos a los demás, porque todo esto ha pasado a un segundo plano y cada vez las personas son más egocéntricas, si hablan mal o lastiman no importa porque es lo que yo pienso, es mi manera de ser, es como a mí me ensañaron, es como siento hacerlo, pero así destruyamos a otros con nuestras palabras o comportamiento en realidad no importa, y es lamentable porque es lo que están recibiendo nuestros hijos, es lo que ven de nosotros mismos y aún en ocasiones les enseñamos que para alcanzar sus sueños o propósitos no importa si tienen que pasar por encima del que sea, si son ofendidos les enseñamos a dar un golpe más fuerte del que recibieron, porque estamos en un mundo que el que se muestre más fuerte y dominante puede ser el vencedor, esto es lo que el mundo y la sociedad actual nos vende y nos hace creer. Hay una verdad que puede cambiar toda esta realidad que estamos hoy viviendo, y es lo que nos enseñó Jesucristo a través de la escritura, Él siendo Dios compartió con el pueblo herido, enfermo y pecador, se hizo siervo siendo un Rey, se dio totalmente por amor a cada uno de nosotros y fue humillado, herido y acusado siendo inocente, hasta morir en una cruz para que todos los que en El hemos creído recibamos el regalo de la salvación.  Lo más triste es que al día de hoy al parecer esto ya no importa, porque mi Ego está por encima de todo.

 

El problema mayor no es ahora, está por llegar en unos pocos años cuando seamos las victimas por nuestro propio invento, por alimentar tanto nuestro ego y el de nuestros hijos, esto será una bomba de tiempo, cuando veamos que a nuestros hijos no les importa más que sus vidas y suplir sus necesidades, cuando seamos desplazados y olvidados porque no estamos dentro de sus prioridades o ya simplemente no somos importantes, porque no pueden mirar atrás porque es más importante el hacer que el ser.

 

Lo bueno es que siempre tendremos una esperanza porque Cristo vino a deshacer las obras de las tinieblas y a traer luz en medio de esta densa oscuridad, sólo Él es bueno y cada día sus misericordias son nuevas.  Él hace que el sol salga para todos a pesar de nuestra condición y podemos cambiar hoy esa vida egocéntrica y cerrada por hacer mejores relaciones, ser más sencillos, humildes, pedir perdón y perdonar, levantar al caído, escuchar al desesperado y enseñarles a nuestros hijos la importancia de amar y respetar a las personas, de servir, ser sensibles a las necesidades de otros, que la familia, los amigos, compañeros y las personas que están en nuestro entorno son importantes y hacen parte de nuestras vidas, que es bueno recibir consejo, respetar opiniones, el vivir para nosotros mismos sólo nos llevara a una vida con muchos logros materiales, pero solitaria, porque el verdadero éxito de la vida no se trata de llegar a la cúspide de nuestras metas, si no de ser personas que marcamos la diferencia, que impactamos vidas, que disfrutamos de todas las cosas que hemos recibido, que tenemos el respeto y la admiración de las personas de forma verdadera sin hipocresía. el tiempo es ya y ahora para que podamos alcanzar el cambio que todos anhelamos. ¡Ubica tu Ego!

Que hay para hacer

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved