>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Lara Bravo rompe el silencio: la verdadera historia de su transición

Lara Bravo ha decidido romper el silencio y contarnos su historia acerca del difícil proceso que viven todas aquellas personas que no sienten afinidad por el género con el que nacen. Durante los últimos años el prefijo “trans” de origen latino ha logrado ubicar a estas personas que no se sienten satisfechos con su género. Esta joven, ha decidido conversar un poco acerca de su vida desde su infancia hasta su edad adulta, es una historia que vale la pena leer, una mujer estudiosa, religiosa y disciplinada que decidió ser quien quería.

 

¿Cómo definirías a Lara Bravo?

Soy una mujer de 21 años que siempre deseó realizar cosas increíbles. Desde niña tenía gran imaginación, me encanta innovar, la creatividad. En la actualidad, me encuentro finalizando mis estudios como publicista. Soy muy selectiva con las personas, intuitiva y perceptiva, con solo verlos ya puedo conocer muy bien a cada uno de mis amigos. Ellos dicen que soy una chica muy amigable y alegre. Sin embargo, yo me considero una chica normal, eso sí muy independiente, aunque a veces puedo ser un poco malgeniada (risas).

 

¿Cómo ha sido tu proceso de separación de tu orientación sexual a tu género?

En definitiva, sí. Es un proceso muy difícil, sobre todo cuando eres muy pequeño y notas que te gustan los chicos y para la sociedad debes comportarte como un niño, porque naces niño. Es la parte más difícil de esto, no por lo que digan las personas, al contrario, es una lucha contigo mismo, sencillamente porqué un niño de 5 años no puede entender por qué se siente mujer, por qué quiere jugar con niñas, vestir como niña, hacer cosas de niñas, entre otras cosas. La gente acostumbra a confundir los términos, ser homosexual, no es lo mismo que ser transexual. Yo tengo amigos homosexuales que se sienten atraídos por personas de su mismo sexo, pero conservan su identidad sexual. En mi caso, siempre sentí atracción por los chicos, yo desde que nací soy una niña.

 

¿Cuéntanos acerca de la infancia de Lara Bravo?

Lara Bravo desde que nació fue mujer, me comporté siempre como una mujer. Mi infancia fue muy feliz, adoraba ponerme la ropa de mis tías, probarme sus zapatos, jugar a ser una mujer adulta. Siempre fui creativa, imaginaba demasiado en cada uno de mis juegos. Siempre soñé con ser la mujer que soy ahora ¡es fantástico! Sin embargo, tuve una familia muy conservadora, específicamente mi abuelo, y en ocasiones sus fuertes comentarios me reprimían, con el pasar de los años han aprendido a conocerme, aceptarme y respetarme. Yo también con el tiempo he logrado comprender que se trata de personas de otras generaciones que les cuesta acostumbrarse a esta nueva era.

 

¿Te has sentido rechazada?

Nunca me he sentido discriminada o rechazada fuera de mi casa, en la universidad siempre fui quien quería ser sin problemas, hice amigos con la intuición que me caracteriza, mi círculo era bastante cerrado. Sin embargo, todo era diferente al regresar a casa donde si tenía que cambiar mi forma de vestir, actuar e incluso de sentir. Dicen que la familia es la base de la sociedad, esto es cierto, y es difícil encajar o darte el lugar valioso que mereces como ser humano en un ambiente donde no cumples con los características establecidas por la “sociedad”, dónde no toman en cuenta todo tu potencial, simplemente decidiste hacer cosas “diferentes”.

¿Cómo fue la adolescencia?

Fue fantástico el momento en que llegué a la universidad y mis profesores notaban mi aspecto, personalidad y comportamiento, solo me preguntaban “¿cómo deseas que te traten hombre o mujer?”. Esto para mi significó mucho, en mi casa era todo lo contrario, creían que estaba confundida, me decían “estudia, termina tu carrera, crece un poco más y luego asegúrate de tu decisión”. Como si yo fuera una chica desorientada, desconcertada…

¿A qué edad sucedió?

A los 14 años pude aceptarlo, tenía muchas pesadillas acerca de mi vida que no quería aceptar. Un día decidí confiarle a mi papá como me sentía y él respondió “tranquilo, mañana se te pasará”. Obvio, sabía que no pasaría y me urgía tomar decisiones desde ese momento, ya había investigado muchísimo acerca de lo que me ocurría y me aterrorizaba la idea de que se me pasará el tiempo y no poder realizar los cambios necesarios en mi vida. Incluso me sentí tan sola, que tomé la decisión de marcharme de mi casa, desde entonces mis padres me han apoyado más, me comenzaron a entender y a respetar.

 

¿Cómo está siendo el camino de tu transformación?

El proceso es realmente complejo, son diversas transiciones por la que debemos pasar, la más difícil es la psicológica, los transexuales desde niños nos sentimos incomprendidos, infelices, no entendemos el porqué de muchas cosas de la naturaleza. A pesar de que podemos operarnos, modificar nuestro aspecto siempre encontraremos una razón para no sentirnos a gusto o sentirnos menos. Lo difícil que es tener una linda familia, una pareja fiel y estable, la integración con la sociedad… son muchas cosas. Además, iniciar este proceso de transformación real a lo que somos, tiene sus riesgos, pero vale la pena hacerlo para vivir la vida que merecemos.

 

¿Qué opinan tus padres?

Ellos me siguen tratando con amor, siempre he sido muy mimada y nuestra relación no ha cambiado.

 

¿Has sufrido de depresión?

Si a los 16 años, cuando terminé la escuela y decidí “salir de closet” fue un proceso fuerte, lloraba todo el tiempo y esperé unos meses para poder ir a la universidad tranquila.

 

¿Qué hubieses cambiado en tu caso?

Me hubiese gustado poder cambiar la actitud que tomaron mis padres cuando se enteraron de esto, pero ahora puedo comprender que sin esa reacción no me hubiese esforzado tanto.

 

 

¿El proceso de transformación es duro?

Hasta ahora, no ha sido doloroso. Ya han modificado algunas partes de mi cuerpo y cumplo con exactitud cualquier indicación dada por mi endocrinóloga. Me falta un año para iniciar los cambios físicos.

 

¿Te vas a operar?

A pesar de sentir gran seguridad y conformidad con la mujer que soy hoy, deseo feminizar algunas partes de mí.

 

Consejo para todas las personas que están viviendo esta situación y no saben por ¿dónde empezar o salir?

El mejor consejos no solo para personas que viven esta situación, sino para todas las personas del mundo es que siempre sean ellos mismos, por nada del mundo permitan que un tercero les diga que hacer algo propio de nuestra personalidad o identidad sexual está mal. Al principio, nunca será fácil, pero reprimirnos no es la solución, es nuestra vida, nacimos para ser felices y no para complacer a los demás.

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved