>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Invierte tú tiempo con Dios y vivirás una experiencia Paranormal

Familia, tenemos muchas historias que contar, situaciones que hemos vivido y escuchado de otras personas, momentos decisivos que nos han llenado de tristeza y alegría, experiencias inolvidables que han tenido todo un proceso fuera de lo normal, prácticamente sin explicación frente a la realidad que vivimos, pero que de alguna manera han permitido que nuestra fe crezca y el espíritu se alimente. Cuantos no hemos tenido diagnósticos médicos negativos, sin la más mínima posibilidad de seguir viviendo, pero con solo postrarnos y creer en Dios hemos recibido lo que para la ciencia era imposible, sanidad total, porque sencillamente ya existe una promesa escrita para tú vida en ese manual de instrucciones, la biblia, así lo demuestra el libro de Habacuc en el capitulo 2 versículo 2 y 3.

 

Y Dios me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentira; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará. Esto nos confirma que existe un mundo más allá de lo tangible, y que solo es entregado por el creador de todas las cosas, de aquel que tiene la potestad de hacer que lo imposible se vuelva posible, que una semilla cobre vida y se convierta en una hermosa planta, y que tú y yo podamos ser un instrumento en sus manos para bendecir de una forma sobrenatural a otras personas. Es ahora cuando tenemos que declarar con nuestra boca que todo puede pasar, porque la visión ha cambiado, va más allá de nuestros pensamientos, que ya no se conforman con este mundo, porque hay otro que desconocemos que está esperando por nosotros.

 

Empecemos a invertir en nuestros sueños algo que marcara la diferencia y traerá una fuerza paranormal, que no se ve pero que, si se siente, una fuerza superior que quiere trabajar por ti y por mí, capaz de quebrantar cerrojos de hierros de aquellas puertas cerradas que se abrirán para acabar con tu mayor sequía, la de tu corazón. Y ese algo es el Espíritu de Dios. No existe mayor riqueza que su amor, el que dura para siempre, y no te pide nada a cambio, un amor incondicional capaz de borrar toda amargura, y restaurar el alma con tan solo pronunciar su nombre. el Padre que está en los cielos y que sin duda nos ama.

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved