>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Historia de Amor

Por Mónica Cuervo

Por largos años estuvieron separados, ahora Adán y Eva volvían a encontrarse.

Adán, un hombre que despliega una personalidad rígida pero a la vez apacible salió de pronto de un día de trabajo difícil, su idea creativa no logró convencer a un cliente potencial en la agencia de Publicidad donde sobrevive cada amanecer.
Eva, una mujer clásica en su forma de pensar pero moderna en su vestimenta, se encuentra realmente alentada porque consiguió un sueño que jamás había pensado que lograría alcanzar con prontitud.
Él, cruzó varias calles en esa ciudad encharcada, cabizbajo, respirando pero sin ese pálpito por el cual mostrar sus dientes realmente alineados y blancos, por la obsesión de limpieza que carga. Entro al café de aquella esquina, pidió una bebida negra bien cargada y en su mesa espero sin remedio alguno; en ese instante por su cabeza vinieron recuerdos de lucha, noches y días sin dormir si quiera 2 horas, todo conllevado a un mal suceso
ocurrido.
Ella, con su elegancia notable, pensó en celebrar aquel instante de su vida que cambió; se dirigía en el carro que la llevaría a su casa, había un poco de carros aglomerados, pero ella se encontraba feliz, nada podía cambiar su perspectiva de vida, su aliento por conseguir más y más éxitos, enviaba en su celular mensajes, contaba a cualquier persona lo sucedido, esa era Eva; ella bajo un momento del carro aprovechando los carros en congestión, y fue a comprar una bebida caliente, cuando iba a pagar, su mirada se fijó en un hombre, su fisionomía le era familiar.
Ella corrió a abrazarlo a Él, no cabía más felicidad en su día, su gran amigo de carrera Adán, se encontraba allí, un montón de años no se veían; ella le expresó toda su felicidad, él sonrió al verla de nuevo y juntos bebieron esa taza de café, una cargada de melancolía y otra de plena gratitud.
Eva contó a Adán la buena nueva, él tuvo un sentimiento dividido, por una parte felicidad porque la idea de su amiga fue la que realmente lució en la agencia en la que alguna vez tuvo una rápida entrevista y otro sinsabor porque su amiga, al saberlo, bajo su entusiasmo; él tuvo fuerzas del último rincón de su corazón, cogió la mano de su amiga y expresó: tu idea fue la más creativa y aterrizada de todas. Felicitaciones; una lágrima cayó en la cara de Eva, dio un beso en la mejilla con todo su amor y pidió a él ser su “FreeLancer” personal. Aceptaron conjuntamente y así continuaron su historia de amor…

Que hay para hacer

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved