>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

Hábitos que disminuyen la productividad laboral

Existen hábitos que están saboteando tu productividad: Instagram, enviando mensajes de texto a tus amigos, viendo videos lindos de gatos en YouTube o  simplemente posponiendo las cosas porque tal vez estás abrumado, probablemente sabes que lo estás haciendo. Sin embargo, existen otras formas en las que te podrías estar bloqueando para finalizar tus tareas sin que ni siquiera lo notes. De hecho, tal vez pienses que vas rumbo al éxito cuando en realidad estás complicando las cosas. Te presentamos 7 maneras en las que podrías estar saboteando tu productividad.

1. No tener claras las prioridades en tu lista de tareas pendientes.

Tomas nota decada cosa que necesitas hacer en tu agenda sin pensar realmente en qué tarea es más importante, y esto generalmente te dejará en una especie de limbo.  Lo que te ayuda es marcar lo que es P1 (prioridad 1), P2 (prioridad 2) o P3 (prioridad 3). ¿Enviar un correo electrónico antes de saber que todas las personas con las que trabajo en Nueva York se han desconectado? P1. ¿Escribir una historia con una fecha límite flexible? P2 o P3. Por ejemplo: “Prepararme un delicioso sandwich es mi P1, porque aunque eso no está relacionado con el trabajo, sé que necesito alimentarme para mantenerme activo y productivo”.

2. Sobrecargas tu día con tareas consecutivas.

Es posible que desees terminar de llamar a los clientes en un mismo día, y al final terminas agotándote. Una vez cansad@, no querrás hacer las demás tareas (ni tendrás la mente dispuesta para hacerlo). Dedica tiempo a cada tarea diferente y distribuir las llamadas a lo largo de la jornada, tomando una pausa para recargar energías. 

3. Intentas realizar múltiples tareas para finalizar más trabajo.

Es posible que estés en una reunión y trabajando en un proyecto al mismo tiempo, solo para noquear dos pájaros de un tiro. ¡Y tal vez puedas lograrlo! Después de todo, si tienes la cámara apagada, ¿quién sabrá realmente que estás escuchando parcialmente? Pero para la mayoría de nosotros, vale la pena concentrarse en una sola tarea y canalizar toda su energía en ella para obtener los mejores resultados. Saludo a los grandes multitarea, pero la verdad es que son bastante raros. Incluso si pensamos que somos increíbles al hacer un millón de cosas a la vez, la mayoría de las veces, si reflexionas en lo que has hecho, notarás errores o un trabajo que simplemente no es tan bueno.

4. No duermes lo suficiente.

Algunas personas pueden pasar 5 horas (o menos) y ser totalmente funcionales en el trabajo. Sé que no soy una de esas personas. Si no duermo al menos 7 horas y media, soy un desastre atontado todo el día, uno que no puede formular oraciones coherentes o concentrarse en nada durante más de 20 segundos. A veces el café ayuda, pero por lo general, me hace sentir aún más ansioso y consciente del hecho de que no estoy siendo tan productivo como de costumbre. Trate de dormir lo suficiente. Sé que esa no es una posibilidad para muchas personas (especialmente si tienes hijos y varios trabajos), pero si eres capaz de crear una rutina que te permita dormir entre 7 y 8 horas, definitivamente te sentirás mucho más renovado y listo. para ir al día siguiente.

5. Decir “sí” a todo.

Es un privilegio poder decir “no” a trabajos, tareas, asignaciones y proyectos, especialmente cuando trabajas por cuenta propia. Especialmente en estos días, cuando la economía es tan impredecible, no es de extrañar que levantemos la mano por cada oportunidad que se nos presente. Debes analizar si el trabajo merece el esfuerzo y aprender a decir cuando el trabajo demanda demasiado de tu tiempo o no es muy rentable.

6. Dejar la tarea más difícil para el final.

El “horario de máxima audiencia” de todos es diferente. A algunos les va mejor por la noche, otros prefieren las mañanas, pero en realidad no importa cuándo, para muchos de nosotros, nuestros trabajos requieren que estemos de 9 a 5. Tenemos que hacer que funcione. Trata de prepararte para el éxito encontrando el momento más óptimo del día que te permita realmente flexionar esos músculos creativos y de resolución de problemas. Por lo general, eso implica hacer primero las cosas difíciles.

7. Trabajar en un espacio abarrotado.

Hace una gran diferencia cuando el escritorio está limpio. De lo contrario, sientirás que estás rodeado de caos y eso afecta tu productividad. Tóma cinco minutos antes de comenzar tu día para asegurarte de que tu espacio de trabajo esté limpio y te haga sentir más feliz e inspirado.

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved