>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

De la gloria a estar preso en Texas

Por Rafael Estada

No hay nada mejor que caminar libremente y respirar aire puro. Estar rodeado de tus amigos, tu familia y el fútbol que es la disciplina que tanto amó el colombiano Jhon Viáfara. El nacido en el corregimiento de Robles, Jamundí, departamento del Valle del Cauca, atraviesa el momento más difícil de su vida. El exfutbolista de la selección colombiana luchará por demostrar su inocencia. El dice ser inocente, pero la policía encontró evidencias de estar implicado de narcotráfico en su contra. El partido más difícil lo comenzará a jugar en breve, ante las autoridades norteamericanas. Alzó la Copa Libertadores de América. Fue el 2004 que el jugador colombiano consiguió tocar la gloria. Habría que estar en la cabeza de Jhon Viáfara para saber lo que realmente piensa. De ser un grandísimo jugador, de estar en la historia del fútbol sudamericano por haber sido el autor del gol triunfal con Once Caldas ante Boca Juniors de Argentina. Ahora, pasó a estar comprometido con el narcotráfico.

 

Algo realmente doloroso para su familia y sus buenos amigos. Tras varias investigaciones, en Colombia señalaron que está hartamente comprometido con el cartel del golfo. Y, ante esta situación, Estados Unidos solicitó su extradición. El pedido fue concedido y aquí, en la tierra del Tío Sam, tendrá que demostrar su inocencia, si lo es, como él mismo lo ha dicho, hasta la saciedad. Tras permanecer preso en su natal Colombia,

finalmente llegó el día en que Jhon Viáfara fue extraditado a Estados Unidos. Y ahora afrontará ante una Corte del Distrito Este de Texas dos cargos por fabricación y distribución de cocaína para la banda criminal más grande de Colombia. Las investigaciones de la DEA afirmaban que Viáfara era parte de una red que enviaba droga desde Sudamérica hacia Centroamérica para luego llevarla hasta los Estados Unidos, donde era comercializada. Díficil situación de alguien que dejó la mejor imagen como futbolista. No solo ganó la Libertadores con Once Caldas; sino también fue considerado como el mejor jugador del torneo internacional 2004.

 

Detenido

Había sido detenido en marzo 2019 por coordinar rutas de tráfico de droga hacia territorio norteamericano para el famoso Clan del Golfo y ahora deberá responder por estos delitos. En su momento, el ex jugador del Once Caldas habló del tema. 

 

Demostró serenidad

A pesar del momento, asegura (y reasegura) que es inocente. Dice no estar preocupado y que confía salir rápido de éste momento. “Si fuera narcotraficante me iría preocupado”, aseguró antes de ser abordado al avión que lo trajo hasta Texas. “Lo que me preocupa es la verdad, cuando salga. Voy a salir rápido, porque cuando tienes tu pecado vas con miedo. Voy tranquilo. Nadie puede decir o acusarme de algo que no he hecho. Si fuera narcotraficante me iría preocupado. Ahora solo me preocupa el bienestar de mis hijos. Si no trabajo, ellos no comen. Un narcotraficante tendría grandes riquezas, yo no… Desconozco la justicia norteamericana. Voy a ver de qué se me acusa, qué pruebas tienen”, fue lo que pudo declarar el ex futbolista de 40 años, camino a la nave que horas más tarde lo puso en tierra norteamericana.

 

Viáfara, que se retiró del fútbol profesional en 2015, habría sido capturado con un cargamento de más de 2.500 kilogramos de cocaína, valorados en 28 millones de dólares, que iba a ser traficada a través de lanchas Go Fast y aviones hacía el exterior. El propio exjugador, quien tuvo un paso por el fútbol europeo (Portsmouth, Real Sociedad y Southampton), había solicitado en agosto pasado que le conceda la extradición simplificada a EEUU.  En Colombia, hoy en día, el niño que comienza a patear una pelota quiere ser futbolista. Seguramente fue el sueño de Viafara. Fue abriéndose un largo camino hasta llegar al profesionalismo. Logró cosas importantes en su país. Después inmigró al extranjero para pasear su calidad en equipos de mucha trayectoria. Entre cuatro paredes y con nuevos ´amigos´, el café, ya no será café para Jhon. La salsa y el vallenato ya no será lo mismo, dentro de un nuevo mundo; donde solo se puede ser testigo de enfrentamientos por ser el gran jefe de un grupo del mal vivir.  Mientras todo eso pase, Viáfara aguardará el momento de ser citado por la Corte en Texas y comenzar a demostrar su inocencia.  

 

Su paso por el fútbol de Inglaterra y España solo quedará en el recuerdo. La Libertadores en sus brazos por todo lo alto quedará en la retina de los hinchas colombianos. Mientras tanto el partido más difícil de su vida está por comenzar ante las autoridades norteamericanas.

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved