>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

El favorito de la prensa, el establishment y los socialistas

El (entonces) vicepresidente Joe Biden es recibido por el primer ministro serbio Mirko Cvetković a su llegada a Belgrado, Serbia, el miércoles 20 de mayo de 2009.

El (entonces) vicepresidente Joe Biden se da la mano con el Sargento Primero en Jefe. Dave Niehaus, el 12 de enero en una base aérea en el suroeste de Asia. El vicepresidente electo Biden se dirige a Irak como parte de su viaje a la región. El Jefe Niehaus es el superintendente del Grupo Expedicionario 387. (Foto de la Fuerza Aérea de los EE. UU. / Aviador principal Courtney Richardson)

Por Judit Vitores-Sypher
En menos de cuatro meses los ciudadanos  norteamericanos participarán de una nueva  elección presidencial en las cuales se juegan no solo el destino de los EEUU, sino el de toda Latinoamérica y el resto del mundo. España, por ejemplo, es un país europeo que mira muy de cerca los sucesos previos al próximo 3 de noviembre.  Mientras tanto la prensa y las encuestadoras norteamericanas hacen su show y muestran a los votantes  divididos entre los que quieren  renovar la confianza al actual presidente Donald Trump y los que quieren otorgarle el relevo al candidato demócrata Joe Biden.

 

 

En caso de ganar las próximas elecciones sería el presidente de más edad de la historia norteamericana, según sus propias declaraciones en una entrevista al New York Times. Biden nació en Scranton, Pensilvania en el 20 de noviembre de 1942, es decir que el próximo mes de noviembre cumplirá 79 años, superando por cinco a su oponente el actual Presidente norteamericano, Donald Trump, quien cumplio 74 años el pasado 14 de junio. El candidato demócrata se graduó de abogado vinculándose rápidamente a la política. Sus inicios se remontan a 1972 cuando fue electo senador por Delaware. Entre 1987 y 1995 presidió el Comité de Asuntos Judiciales del Senado, forjándose una sólida fama como experto en temas de crimen organizado y tráfico de drogas, entre otros no menos cruciales.  Por otra parte, durante su etapa como senador, estuvo muy compenetrado con la política internacional, especialmente en el conflicto de los Balcanes.

 

En 1997 viajó a Bosnia junto al entonces presidente Bill Clinton, la secretaria de Estado Madeleine Albright y los senadores Bob Dole y Ted Stevens desempeñando un papel muy activo. Fue uno de los más fuertes partidarios del uso de la fuerza como forma de proteger a los musulmanes bosnios. Tras varios viajes a la región, convenció al entonces presidente Clinton de utilizar la fuerza militar contra Slobodan Milošević”. También tuvo un papel decisivo como Presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. El apoyo de Biden a las políticas del ex presidente George W. Bush fue primordial, en especial cuando reclamó tropas terrestres adicionales para Afganistán y en octubre de 2002 votó a favor de la resolución que autorizaba al Gobierno a utilizar la fuerza contra Irak. 

 

 

“La política debería ser la profesión a tiempo parcial de todo ciudadano”.

 Dwight D. Eisenhower, presidente de los EEUU.

 

Durante sus 48 años de político, Joe Biden se ha relacionado con muchos políticos y funcionarios del poder, especialmente con varios líderes socialistas latinoamericanos como Cristina Fernández de Kirchner. Una publicación del año 2008 en el diario argentino La Nación dice que Biden conoce bien la Argentina y sus problemas, aseveración comprobada por la entonces Senadora y hoy Vice-Presidente de ese país  durante la Convención Demócrata del 2004, en Boston. Sin embargo, no se puede evitar recordar la investigación del sitio 100 Reporters, que hizo público que Cristina Fernández de Kirchner ocupa el segundo lugar en su lista de mandatarios más corruptos en el mundo, justo debajo del sandinista nicaragüense, Daniel Ortega. 

 

 

Infructuosas candidaturas presidenciales 

 

Joe Biden anunció su primera candidatura a la presidencia en 1987 tras haber acumulado mucha fama entre los grupos progresistas durante la presidencia del Comité Judicial del Senado y su rechazo a la candidatura del conservador Robert Bork para la Corte Suprema. Pero su sueño de ser presidente se desvaneció al ser acusado de plagio en un discurso electoral según publicó en su sitio la radio francesa RFI, ocurrido en 1987 durante un debate electoral realizado en Iowa donde utilizó parte de un discurso del entonces líder laborista del Reino Unido, Neil Kinnock. Tras el fallido intento de 1988, Biden vuelve a postularse como candidato a la presidencia por el partido demócrata para el 2008; durante su campaña se enfocó en la guerra de Irak y se jactó de sus récords en el Senado como líder de los principales comités y de su experiencia en política exterior. 

 

Sin embargo, durante su campaña en 2007, no dejó de generar controversia, especialmente cuando habló del candidato demócrata y senador Barack Obama, al que se refirió como “el primer afroamericano correcto que es elocuente e inteligente y honestos y un tipo de buen aspecto, quiero decir, es una ficción, tío”.

Pero esa no había sido la primera, ni la última vez que Biden realizaría comentarios que generarían controversia; ya lo había hecho anteriormente refiriéndose a los indoamericanos. La más reciente polémica fue a raíz de un comentario que hizo sobre los votantes afroamericanos en una entrevista con un popular locutor llamado Charlamagne Tha God, en su programa radial “The Breakfast Club”. En esa oportunidad, Joe Biden dijo al conductor que ‘no era negro’ si no estaba decidido a votar por él en detrimento del presidente Donald Trump”; horas más tarde tuvo que  disculparse por sus dichos, según Infobae. No caben dudas que Biden, como político que es, siempre sale bien parado de sus polémicas por contar con el apoyo de la prensa, especialmente el New York Times, y el establishment.

 

 

Tras quedar fuera de la contienda presidencial el 22 de junio de 2008; su apoyo público a Barack Obama como candidato demócrata hizo que fuera incorporado como candidato de la fórmula presidencial de Obama y el 4 de noviembre de 2008 se convirtió en el 47º vicepresidente de los Estados Unidos acompañando al reciente electo primer presidente afroamericano en la historia de este país. Ambos gobernaron desde el 20 de enero de 2009 al 20 de enero de 2017. “Me parece que la civilización tiende más a refinar el vicio que a perfeccionar la virtud” es una de las tantas célebres frases del filósofo francés Edmond Thiaudière quien también dijo, alguna vez, que “La política es el arte de disfrazar de interés general el interés particular”. Entonces, haciéndonos eco de estas frases podemos decir que nada de ello se podría concretar sin el aporte de los medios masivos de comunicación que moldean la opinión pública acorde a los intereses vigentes.

 

 

Los medios de comunicación, informan que Joe Biden no hará ningún tipo de rally político debido a la epidemia de coronavirus haciendo campaña desde su casa lo cual marca una diferencia con su oponente, el presidente Donald Trump quien lleva a cabo un par de multitudinarios rallies de manera presencial. Hace escasos días la BBC publicó que Joe Biden, el candidato demócrata, tiene la misión de sacar a Trump de la Casa Blanca y que los últimos resultados de las encuestas no son muy auspiciosas para el actual presidente de los EEUU. También el portal digital se hizo eco de las publicaciones del New York Times que promovió los sondeos realizados por Suffolk favoreciendo en un 53% al candidato demócrata mientras otorga un 41% para Trump”.

 

 

De “el más moderado” a “el más socialista”

 

Hace algunos días, en el diario digital Panam Post, el Director de Contenidos de la Foundation for Economic Education, Dan Sánchez publicó un artículo donde se refiere y critica “el plan económico nacional socialista de Joe Biden” y afirma que el candidato demócrata planea recaudar 4 billones de dólares con un aumento de impuestos sobre las empresas y los ricos para movilizar la economía de los EE.UU.  En tanto, Steven Hecht, editor del diario digital Impunity Observer, sostiene que para el ex presidente Barack Obama, Biden es socialista de acuerdo a sus dichos: “Joe ya tiene la que es la plataforma más progresista de cualquier nominado a un partido importante de la historia… [Necesitamos] un cambio estructural real”. Hecht también recordó una entrevista en 60 Minutes a Bernie Sanders en la cual se le preguntó al ex rival de Biden, “si los demócratas se han acercado más a él”, y este respondió ahora son bastante convencionales”.. 

 

Según el New York Times “los demócratas se unen en torno a su candidato Joe Biden” quien no enfrenta deserciones serias de su flanco izquierdo. Y de acuerdo a las encuestas de The New York Times/Siena College realizadas en los seis estados con más probabilidades de decidir la presidencia, los seguidores de Bernie Sanders afirmaron que preferían apoyar a Biden en lugar de al presidente Donald Trump en un 87% contra un 4%. Pareciera ser que esto también ocurriría entre los electores que apoyan a Elizabeth Warren en las elecciones primarias.

 

“La política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa”. 

Marco Aurelio Almazán, escritor mexicano conocido como “el filósofo de la alegría”

 

El 3 de noviembre próximo no se estará eligiendo solo el destino de un país, sino que se elegirá el tipo de mundo en el que habitaremos los ciudadanos de diferentes naciones tanto de Occidente como de Oriente. Se sabe muy bien que detrás de estas ideologías de izquierda vienen marchando oscuras agendas que concluirán metiendo a todos en una misma bolsa y dividiendo a los seres humanos por colores, ideologías y creencias. Todo esto con un discurso falso que dice promover la igualdad y el bien común. Los latinoamericanos que venimos de países donde se implementó el socialismo puro y duro desde hace varias décadas sabemos muy bien que esto no funciona, de hecho se sostiene en base a un sistema corrupto e injusto para quienes son honestos y trabajadores.

 

Un claro ejemplo es el de los electores hispanos que tuvieron que salir de sus países por falta de oportunidades, por injusticias, por haber sido perseguidos ideológicamente, o en el peor de los casos por el avance del comunismo castrista, venezolano, o el accionar de las guerrillas. Los hispanos que quieren vivir en paz emigraron buscando mejor vida con mejores oportunidades a países con libertad de expresión, con un sistema económico que les permita avanzar para salir adelante y donde exista seguridad jurídica y económica. Por ello, es tiempo de reflexionar y tomar conciencia del país en el cual forjar una nueva vida donde la libertad, la ley y el orden beneficien a toda la sociedad dejando de lado las ideologías obsoletas.

 

 

La próxima elección no será una más, porque en ella estarán en juego cambios estructurales en la conformación de los países, naciones, pueblos y sociedades; por lo tanto es hora de dejar el miedo creado por la pandemia que lo único que hace es separar y llevarse a muchos de nuestros seres queridos y conocidos. Esta situación está siendo usada para que se implementen prácticas detestables como denunciar a nuestros conocidos porque no cumplen las normas que se impuso desde la política obligando a usar barbijo y  cerrar nuestros puestos de trabajo entre otras normas que van en contra de derechos fundamentales de los seres humanos. Señoras y señores es tiempo de decir la verdad y es tiempo de despertar. 

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved