>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

¿Eres un hombre moderno? Claves para saberlo

Sin duda, hoy la masculinidad no se concibe igual que a mediados del siglo XIX. Antes era usual que los niños fueron formados bajo el paradigma del machismo. Entonces, ya convertidos en adultos éramos seres con emociones y comportamientos limitados, pues como verdaderos ‘hombres’ debíamos cumplir determinadas funciones en nuestro entorno social.

Aunque en pleno siglo XXI aún persisten vestigios de ese machismo, en general la noción de hombre cambió por completo, entre otras razones porque la mujer demostró que también puede proveer a la familia, idear planes exitosos fuera y dentro del hogar, y además es capaz de asumir posiciones clave de liderazgo para el desarrollo de la sociedad. Una cosa llevó a la otra La igualdad de roles con las mujeres creó las condiciones sociales para el surgimiento del hombre moderno. Se trata de alguien que sea capaz de mostrar abiertamente sus emociones hacia sus seres queridos, sin abandonar su masculinidad. Claro, para algunos convertirse en seres emotivos sin mellar la fuerza de la hombría es un ejercicio de malabarismo extremo, por lo que terminan asumiendo en la práctica el viejo machismo.

Sin embargo, a diferencia del pasado, hoy la sensibilidad es una virtud apreciada del hombre del siglo XXI. ¿La razón? Se valora con creces aquel ser masculino moderno que puede cocinar, planchar o cambiar los pañales de su bebé, sin dejar de proveer a su familia, liderar objetivos empresariales, y además sentir ganas de tomarse unas cervezas el sábado mientras observa su deporte favorito. En el fondo, un hombre moderno es un ser humano integral.

La hombría saludable
Hay dos palabras que en la actualidad son los mejores aliados de los hombres modernos: inteligencia emocional. No es un concepto nuevo, es más bien un cambio en el enfoque que consiste en ser
corresponsable en lo individual y en lo colectivo. Por ejemplo, se puede desarrollar un gran interés por nuestro cuidado personal (algunos lo llaman metrosexualidad), y al mismo tiempo procurar la protección de los mares y bosques de tu comunidad. Tampoco hay un molde único, ser un hombre moderno es un acto mucho más consciente de tus intereses y sensaciones. No eres más o menos masculino si en vez de los deportes, la mecánica y las cervezas, te inclinas por el arte, la música y los batidos de cacao y leche. Tu virilidad varonil permanece intacta mientras seas coherente contigo mismo.

¿Eres un hombre moderno?
Para asumirte como un hombre moderno tu
masculinidad no tiene por qué desaparecer. Solo debes perfeccionar tus rasgos masculinos innatos (liderazgo, motivación y espíritu fuerte) y reconducirlos con el valor de tus emociones. En ese camino, la sensatez y el autoreconocimiento son tus mejores aliados.

Que hay para hacer

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved