>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

El ejercicio incide directamante en el autoestima​

Autoestima: “valoración de sí mismo”; “aprecio o consideración que tiene de sí mismo”. La actividad física puede mejorar esa valoración de forma directa o indirecta. Lucir bien en el espejo es una de las causas, pero hay muchas más que vamos a describir a continuación. La alta autoestima mejora el crecimiento mental y juega un papel destacado en los pensamientos, sentimientos y metas de una persona. Las personas con niveles más altos de autoestima se evalúan a sí mismas de manera positiva y tienen una actitud positiva hacia sí mismas.

 

El respeto por uno mismo nos proporciona seguridad interior y confianza en nosotros mismos, haciéndonos sentir que somos dignos y merecedores de cosas buenas. Por el contrario, una baja autoestima nos hace sentirnos inferiores y desanimados a la hora de afrontar retos. Existen varias formas de mejorar la autoestima según la ciencia. Una de ellas es la actividad física porque nos ayuda a elevar nuestro poder mental y físico, relacionados directamente con la calidad de vida.

 

La actividad física puede ayudar a las personas a lograr un autoconcepto positivo y promover el bienestar psicológico a través de la mejora de las percepciones físicas y la satisfacción corporal.

Primero debemos tener en cuenta que la realidad es neutra, y nosotros somos los que la construimos. Un ejemplo es cuando vemos un partido de fútbol, siendo nosotros de un equipo, y la persona con quien lo vemos del otro equipo. Cuando marque gol nuestro equipo nos alegraremos y celebraremos, pero nuestro acompañante se frustrará. Ocurrirá al revés cuando sea el otro equipo el que marque gol.

Y yo, que estoy con ustedes dos viendo el partido, como no sigo el fútbol, veré desde fuera algo neutro: ni me alegraré, ni me frustraré. Es por ello que la autoestima no depende finalmente de un cuerpo perfecto ni de ser los mejores haciendo algo. Nuestra valoración y aprecio depende de cómo nosotros observemos nuestras capacidades.

Esa es la diferencia entre autoconcepto y autoestima, términos relacionados, pero no sinónimos. El autoconcepto es la opinión que tenemos sobre nosotros mismos, nos juzgamos. En este caso sería el gol en el fútbol. La autoestima es la valoración que le damos a ese autoconcepto, es decir, como reaccionamos al gol. Si le damos una puntuación alta a nuestro autoconcepto, la autoestima es alta. Si le damos una baja puntuación a nuestro autoconcepto, nuestra autoestima es mala. Es por eso que mejorar la autoestima va mucho más allá de levantarnos un día y sentirnos bien por arte de magia. Se trata de un trabajo externo e interno.

Mejorar nuestra composición corporal mediante la actividad física es uno de los factores de los que se beneficia nuestra autoestima. La actividad física es útil no solo para mejorar la composición corporal, también para favorecer mecanismos neurológicos que hacen que nos juzguemos positivamente (autoconcepto) y que nos apreciemos más (autoestima).

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved