>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

¿REALMENTE CUIDAMOS NUESTRO PLANETA?

Por Judit Vitores

Desde hace 44 años se celebra cada 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente, establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU). Pero, ¿de qué sirve tener un día del medio ambiente sino cambiamos nuestro comportamiento estructivo y contaminante?

Colocar esta celebración en el calendario pretende recordar y sensibilizar a la población mundial con los temas ambientales intensificando su atención además del accionar político de los diferentes países. Entre sus principales objetivos está motivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable, equitativo y promover dentro de las diferentes comunidades la concientización para el cambio de actitud en cuanto al cuidado del medio ambiente.

Varios países han firmado y ratificado convenios estableciendo estructuras gubernamentales permanentes relacionadas con el manejo ambiental y la planificación económica; pero, ¿de qué sirven estos convenios internacionales si el ser humano como individuo no es capaz de cuidar su espacio más próximo como lo sería su casa, su barrio o su ciudad?

¿Somos realmente conscientes de la necesidad del cuidado de nuestro medio ambiente?, ¿Entendemos que el reciclaje es beneficioso?, ¿Somos consumidores compulsivos sin conciencia ecológica? En fin, la lista de preguntas es larga. Si el ser humano fuera más coherente y condescendiente con el prójimo haría un cambio de conciencia y conducta comprometiéndose con el cuidado de su hábitat. Para cambiar, cada uno de nosotros debemos reconocer lo que estamos haciendo mal y entender cómo impacta las actividades humanas en el medio ambiente.

El crecimiento de la población mundial en los últimos años ha llevado a la explotación excesiva de recursos con el fin de cubrir las necesidades de los seres humanos, pasando por encima de las de otros seres vivos, lo que sin duda ha tenido su impacto en la naturaleza. Aquí nombramos solo algunos de los malos hábitos con el medio ambiente:

1- Fumigar nuestros parques, jardines y huertas con productos no biodegradables y altamente perjudiciales para insectos tan necesarios como lo son las abejas entre otros.

2- Producción excesiva de desechos, en vez de integrar el concepto de las tres R: reducir, reutilizar, reciclar. Es decir, evitar el uso de maquinarias y tecnología difíciles de reciclar; además de reutilizar aquello que se pueda, como objetos de plástico y de vidrio.

3- Tirar basura en lugares que no corresponde, esta actitud reprochable todavía se observa en nuestra área. Por ejemplo, cada vez que alguien tira basura en un río, arroja una lata en una zona verde, tira algún desecho en un lugar al que no pertenece, está contaminando el hábitat de muchas especies, visibles e invisibles y además está forzando al ambiente a hacer el esfuerzo de biodegradar ese objeto.

En conclusión, aportemos cada uno nuestro granito de arena haciendo un cambio de conciencia y conducta para mejorar nuestro medio ambiente y exijamos a los gobiernos y a los políticos que instruyan a la población para que las generaciones futuras puedan disfrutar y vivir con el goce de pertenecer al planeta tierra.

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved