Anahí Rossini

A los 10 años de edad, la poeta Anahí Rossini escribió su primer libro de fantasía con las cartas de amor que escribió a un vecino. Aunque su hermana lo robó para darle a su novio, la argentina recuerda que ese momento le sirvió para canalizar lo que sentía.

“Tenía mucho de fantasía y nada de realidad, pero fue bueno”, dice Rossini, quien recuerda que aprendió a volcar sus sentimientos en el papel desde muy chica. “Mi padre era escritor, él escribía y descubrí la magia de cómo uno puede a su propio ser contarse sus problemas. Todos mis poemas de amor no dicen ningún nombre, yo solo sé a quién le dediqué”. La poeta sugiere que cada persona escriba lo que siente porque si no se canalizan los sentimientos, positivos o negativos, se puede enfermar.

Anahí Rossini considera importante que desde pequeños se le acerque la lectura a los niños porque al leer y ver situaciones diferentes de la vida en otros niños, otras cosas, ellos pueden enfocar más sus sentimientos. “Al leer y ver otras situaciones van enriqueciéndose emocionalmente como culturalmente. El cerebro hay que entrenarlo, mientras más información se dé al niño, información que pueda asimilar, será mejor”. Según Rossini, la poesía la enriquece espiritualmente y la conecta con su verdadero ser. “Es importante porque la brújula se pierde, hay mucho tráfico en el camino, y hay policías que te quieren desviar a toda costa: llámese plata, trabajo, marido y uno pierde por lo que uno realmente nació”.

La poeta no estudió letras, “hubiera sido maravilloso”, y no lo pudo hacer porque en el momento que tenía que ir a la Universidad en Argentina se vivía un momento malo donde la gente desaparecía y su padre no quiso que fuera. “Y con la boca grande que tengo que soy bien directa, seguro yo hubiera sido una de ellas”. Se casó y vino a vivir a Estados Unidos lamentando no haber tenido una educación superior.

Desde hace 20 años la poeta es parte del Grupo Azul, que junto a dos mujeres más ayudó a formar. Rossini comenzó a escribir poesía en Port Chester, en el tiempo en que escribía para un periódico y así pudo dar a conocer lo que hacía el Grupo Azul y a integrar más participantes. Han leído a decenas de escritoras latinas y autores que su tema sea la mujer. “Dije : chicas hay que dejar de hablar de los hijos y los maridos, vamos a tratar de leer libros”. Rossini ha participado en varios grupos literarios, y como parte del Parents See (entrenamiento en liderazgo de padres en educación) propuso un proyecto en la escuela para que los niños escribieran y sacaran sus problemas en el papel.

La poeta dice que escribir y leer en español es importante para la gente que no habla inglés, pero también porque ha encontrado que hay cosas que solo se pueden decir en el idioma natal, que es muy difícil hacer la idea en inglés. “La palabra y el pensamiento tienen un poder muy grande”.

Por Guadalupe Ramos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion