>> Ediciones Anteriores

El Magazine de la comunidad Hispana

La Amabilidad

El conseguir formar buenas interacciones con los demás, es una habilidad que debe desarrollarse y perfeccionarse en todo momento. Las relaciones interpersonales llenan nuestras vidas, están presentes en todos los ámbitos en que nos movemos, siendo un aspecto básico y esencial de nosotros. La habilidad de construir buenas interacciones, termina siendo una competencia que no se debe descuidar.

Cuando nos relacionamos con los demás, deseamos dar, pero también recibir; escuchar y ser escuchados, comprender y ser comprendidos. Uno de los aspectos más importantes de las relaciones entre las personas es la comunicación, ya que a través de ella logramos intercambiar ideas, experiencias y valores; transmitir sentimientos y actitudes, y conocernos mejor.

 

Hoy un número mayor de personas usan herramientas de alta tecnología y lamentablemente en nuestro mundo actual el contacto cara a cara se va convirtiendo en un lujo cada vez más escaso. A veces, esos adelantos hacen que seamos tratados de un modo más interpersonal o que tratemos así a la gente. El precio lo estamos pagando en forma de relaciones superficiales o interrumpidas. Conocer la etiqueta es un elemento clave de las relaciones humanas, de las empresas y el éxito personal. Conforme el mundo moderno va volviéndose más global cada día, va cobrando mayor importancia conocer los efectos del protocolo y de los buenos modales en todas las culturas.

 

Sin embargo, las reglas no son el único elemento importante de la etiqueta, no basta con conocerlas para consolidar las habilidades de las relaciones humanas. Es preciso utilizar dos mecanismos más, la cortesía y el buen gusto. Y la cortesía va de la mano de la amabilidad y los modales. Hoy en día muchas personas consideran anticuado cualquier gesto de cortesía. Les parece casi tonto, al ir manejando, ceder el paso a un peatón. Sienten que ceder el asiento a una mujer en el autobús o ayudar a una anciana a cruzar la calle, es cosa del pasado.

 

Decir “gracias” y “por favor”, lo percibamos o no, afectará positivamente y además enseñaremos con el ejemplo, lo que realmente no tiene precio.

 

Reduce la indiferencia, saluda. Acércate, sé cálido y autentico.  No intimides, tu saludo no puede ser de rayos x, saluda con respeto. Sonríe, saludo más sonrisa es un buen combo. No discrimines, el saludo fecunda la cultura de paz. Tenemos que aceptar ese reto y responder a él con una disposición acrecentada de lucha, aprendizaje y cooperación. Pero eso sólo se puede hacer bien si se tiene un espíritu de servicio y cooperación, sabiendo que la sociedad es tarea de todos. En este mundo globalizado triunfaremos cuando seamos capaces de comunicarnos mejor.

 

 

“Es agradable ser importante, pero es más importante ser agradable”  John Cassis, Conferencista motivacional

Kaffury Latin Magazine - All Rights Reserved