Perú: Rumbo a Rusia 2018

La máxima justa mundialista del mundo futbolístico está a la vuelta de la esquina, el lugar determinado será Rusia 2018 y el pasado 15 de Noviembre quedaron ya confirmados los 32 clasificados, siendo Perú el último en obtener su boleto al mundial de Fútbol.

Hubo muchas sorpresas y tristezas como lo ocurrido con Italia quien quedó marginada, pero también alegrías como la que vivió el pueblo peruano y que celebra Sudamérica y el mundo del balompié. La alegría del Perú contagia a toda Sudamérica.

Luego de caer ante la atronadora Brasil de Tite en la fecha 12, en adelante lo de los incaicos fue coser y cantar. Seis partidos invictos los empujaron hacia la zona de repechaje. Un remate fenomenal para una selección acostumbrada en los últimos tiempos en perder temprano el protagonismo en estos escenarios.

Un detalle importante es que, incluso antes del exitoso repechaje ante Nueva Zelanda, ya buena parte del continente veía con agrado el hecho de que Perú se aproximara al Mundial. Obviamente, los rivales de turno querían lo contrario, pero el sur de América ya comenzaba a ver con ojos cristalinos la posibilidad que tenían los dirigidos por Ricardo Gareca de, 36 larguísimos años después, retornar al Olimpo del fútbol de selecciones: la Copa del Mundo. Pero, ¿por qué era tan emocionante para todos, el hecho de que Perú retornara al Mundial? Varios son los motivos.

Primero, por el mismo hecho de que un país tan futbolero como son los peruanos y que tuviera tantos años sin poder disputar un Mundial. El tiempo retorcía los tuétanos de una afición que tiene en el fútbol su verdadera pasión.

Por Paolo Guerrero. El delantero ha sido el máximo exponente de la raza futbolística peruana en los últimos años. Su carácter batallador e incansable, aunado a su talento y poder goleador, es admirado no solo por sus paisanos: Sudamérica toda le guarda reverencial respeto a uno de los depredadores del área más efectivos de los últimos años. Todos coinciden que un mundial para Perú sin Guerrero, no será lo mismo.

Por Ricardo Gareca. Una de las razones que explican por qué Perú está de nuevo en un Mundial tiene mucho que ver con lo que ocurrió antes de que el “Tigre” llegara al banquillo peruano. Tras la tormentosa salida del presidente de la federación, quien asumiera el cargo, el empresario Edwin Oviedo, apostó por darle más experiencia al cargo de seleccionador, quitó el cartel derrotero y devolvió el espíritu batallador y aguerrido de aquella Perú de los setentas.

Por su gente. La alegría de ellos nos contagia. El peruano siempre ha sido amable, cordial, respetuoso, se hace querer. Y aquellos que alguna vez tuvieron que salir de su tierra por un mejor porvenir, han diseminado ese mismo carácter doquiera que van. Por esas razones, todos nos unimos en un solo grito: ¡Vamos Perú!

Síguenos
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *