No conducir si vas a beber… bla, bla, bla,

Bla, bla, bla… no se debe conducir cuando se ingiere alcohol o drogas… bla, bla, bla… “boom” otro accidente… sí, toda la familia murió…

Bla, bla, bla… no se debe conducir cuando se ingiere alcohol y drogas… bla, bla, bla…. “boom” otro accidente… sí, ella se mató y mató a dos peatones…

Bla, bla, bla… no se debe conducir cuando se ingiere alcohol y drogas… bla bla, bla… “boom” otro accidente, Sí, él se mató y mató a los pasajeros que iban en su auto…

Probablemente este artículo es otro bla, bla, bla… lo curioso es que este bla, bla, bla, ocurre todos los días y personas mueren diariamente por no creer en el bla, bla, bla…

Uno de los efectos del alcohol y las drogas es que afecta el juicio y los sentidos, este mismo efecto hace sentir y pensar que se está en perfectas condiciones para manejar, pero no. El alcohol es un depresor del sistema nervioso y aunque la persona siente y piensa que está bien, todo su sistema está deprimido o alterado por el efecto del alcohol y la droga, lo cual retrasa el efecto reacción y distorsiona la percepción visual, auditiva y sensorial.

¿Te gustó este artículo? Léelo completo en la edición impresa. ¡Disponible ahora!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*